PostHeaderIcon Revolución francesa y los fundamentos del estado nacional

Ante los fundamentos de un Estado absolutista que ya en el siglo XVIII mostraba su decadencia debido a los cambios científicos, políticos, económicos y de pensamiento. Surgen y resurgen ideas donde ponen en tela de juicio el papel del rey, la intervención de la iglesia en la política, y la censura en la circulación de las ideas. Ante ello surge un movimiento cultural llamado la Ilustración que se desarrolló en Europa, pero tuvo mayor influencia en Inglaterra, Francia y Alemania.
 

John Locke es considerado uno de los más importantes ilustrados, ya que sus ideas son básicas en la Revolución Francesa y para sentar las bases del Estado Moderno. Para Locke la principal función del Estado era garantizar el derecho de los individuos a la propiedad privada, libertad de pensamiento, expresión y acción. El poder no debía concentrarse en una sola persona sino que debía repartirse y que los súbditos debían ser ciudadanos con el poder de elegir a los representantes del Estado.
 

La Ilustración retomó las ideas del Renacimiento y las de los filósofos del siglo XVII; y una de las mayores críticas que retomaron fue a la religión, ya que la consideraban como parte del absolutismo. Consideraron también que el progreso era una ley de la naturaleza que guiaba el destino humano hacia la perfección y la felicidad.

Entre 1748 y 1765 el filósofo francés Denis Diderot, ayudado por D´Alambert elaboraron la monumental obra conocida como Enciclopedia o Diccionario razonado de ciencia, artes y oficios. Su objetivo era reunir todos los pensamientos acumulados para combatir la ignorancia y brutalidad, darle un orden a los conocimientos, difundirlos y abrir con ellos nuevos saberes e inventos para un mejor porvenir.


Al estallar la Revolución Francesa en 1789, los grandes ilustrados ya habían muerto; sin embargo, sus ideas expuestas en libros, cartas y panfletos- se habían propagado gracias a los avances del correo y las comunidades.
 

Es importante destacar a los filósofos Montesquieu, Voltaire y Rousseau. El primero acusó a la corte de ociosa, ambiciosa, de tener aversión a la verdad, ser aduladora y servir al rey. Su obra más importante fue El espíritu de las leyes, donde propone que la monarquía este dividida. Voltaire, criticó el abuso de poder y el autoritarismo, reconoció la existencia de Dios pero atacó a la iglesia. Rousseau en su obra El Contrato Social, dice que el Estado surge a partir de un contrato, donde el poder reside en el pueblo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Fusión Educativa

Fusión Educativa

¿Qué te parece el libro?

¿El libro te ayuda en tus clases?

¿Te gusta este blog?

Seguidores

Páginas vistas en total